NETGUN

Buscar
Generic filters

Contacto: 914 075 060
Tienda física en CC Alcalá Norte

Contacto: 914 075 060
Tienda física en CC Alcalá Norte

Buscar
Generic filters

Daga The Best Highlander Los Inmortales

Daga “The Best of Highlander”, producto oficial licenciado de la película “Los Inmortales”, con certificado.

Hoja de acero inoxidable empuñadura de fundición.

Excelente calidad y acabados. Dibujos en la guarda con relieve.

120,00 

1 disponibles

Descripción

Este producto se trata de La Daga “The Best of Highlander”, producto oficial licenciado de la película “Los Inmortales”, con certificado. Hoja de acero inoxidable empuñadura de fundición. Excelente calidad y acabados. Dibujos en la guarda con relieve.

¿Qué es la película de “Los Inmortales”?

La película cuenta la historia de los inmortales, humanos que solo pueden morir mediante la decapitación y que han existido a lo largo de los tiempos. Uno de ellos, el protagonista de la película, es Connor MacLeod, del clan escocés MacLeod, mientras que su enemigo es conocido como Kurgan. El destino de los inmortales es combatir entre ellos en duelos para alcanzar el Premio, que obtendrá el vencedor del duelo final. La naturaleza exacta del Premio no queda clara, aunque parece consistir en un poder y sabiduría que permitiría al ganador guiar al mundo a una nueva era ya sea de paz u oscuridad dependiendo de la naturaleza del vencedor. La espada, réplica exacta de la original. The Best Of Highlander. En la hoja viene grabado “there can be only one” (Sólo puede haber uno).

 

¿Qué es una daga?

La daga se trata de un arma blanca (arma o herramienta  caracterizada con la capacidad de cortar, herir o punzar mediante bordes afilados o puntiagudos) corta de lámina y remate aplanada y remate agudo. Su longitud es más larga que la de un puñal y más corta que la de una espada, suele poseer doble filo al menos hacia la punta, así como guarda par a proteger el puño. Suele ser usada como un arma secundaria complementaria a la espada. También solían portarla mujeres como método de protección.

Las dagas aparecen en el III milenio a.C., en la Edad del Bronce. Los materiales con los que se hacían eran huesos, marfil y sílex. De procedencia hispana es el pugio (puñal usado por los soldados de las legiones de la República romana) que adoptaron los romanos, ideal para atravesar la lorigas gracias al nervio situado en el centro de su hoja, lo que le daba mayor penetración.

Las dagas en la Edad Media se dan a finales del siglo XIII. Las hojas podían ser lisas o acanaladas, como las que se han conservado en Tolosa y Zaragoza. La daga “cinqueada” o de “lengua de buey”, cuya hoja iba en disminución desde la empuñadura hasta la punta, fue muy usada para aprisionar la hoja del adversario y poder en ocasiones romperla. Una variedad de esta daga fue la escocesa, con una anilla gruesa en el puño para afirmar en ella el pulgar. También es escocesa la daga larga o “dirk”. En el siglo XIV se utilizó la daga rondel, de hoja redonda y muy aguda, que como el estilete era apropiada para traspasar la defensa de una cota de malla o armadura de escamas. Hacia el siglo XV  y XVI, por influjo de Oriente, las llamadas dagas de orejas, que entraron en Europa a través de los nazaríes, tenían pequeños orificios destinados a impregnarse de sustancias tóxicas o venenos.

La daga se llevaba pendiendo del cinturón, a las derecha, o a la espalda, sobre los riñones algunas veces, para ocultarla. En los siglos XVI y XVII se usó con frecuencia en los duelos de armas dobles, en que se esgrimía con la mano izquierda mientras que la espada se manejaba con la derecha. El II concilio de Pisa prohibió el uso de las dagas que midiesen más de un palmo de longitud, y eso, unido a que las armas de fuego la iban relegando, hizo que la daga se fuese acortando hasta que se convirtió en un simple puñal o cuchillo. En todos los casos, las dagas y los cuchillos son considerados armas secundarias o terciarias.

La facilidad con que se ocultaba una daga hizo que se empleara frecuentemente en asesinatos. El caso más famoso de un asesinato con dagas fue el de Julio César, dictador romano que sufrió 23 puñaladas.